domingo, 30 de diciembre de 2007

FOTO REPORTER@S

A pocas horas de que comience un nuevo año queremos hacer llegar a l@s compañer@s fotorreporter@s un fraternal saludo y nuestros deseos de felicidad para el 2008, y que los esfuerzos para dignificar la profesión avancen.

Aprovechamos esta oportunidad para señalar que el año que está terminando fue muy positivo. Pudimos concretar la organización tanto tiempo buscada. Hubo mucho interés y capacidad de respuesta por el colectivo, ante distintas situaciones planteadas (manifestación del 9 de marzo, el caso de Nancy Urrutia).

El blog ayudó al intercambio de ideas. Se realizó el evento Imagen 2007 con muy buena participación de colegas. Varias comisiones estuvieron trabajando y fueron múltiples los contactos con diferentes organismos y organizaciones del medio.

Somos concientes de todo lo pendiente, varias cosas que nos planteamos y no pudimos concretar, fundamentalmente por falta de tiempo y energías. Creemos, sin embargo, que con el apoyo de todos en el próximo año podremos avanzar.
Proponemos retomar contacto y realizar una reunión plenaria en el mes de febrero/marzo en fecha que comunicaremos a tod@s.

Por ahora, ABRAZO Y FELIZ 2008 PARA TOD@S.

Ameal / Caselli / Antúnez
APU / Comisión de fotógrafos

domingo, 23 de diciembre de 2007

ESTE 2008.... con todo!!!

Gente:
En este 2007 metimos para adelante en varias, cosa que por suerte nos dejó algo muy positivo, y es que nos unió.
Nos comunicamos, discutimos, conseguimos acuerdos... 
Y tambien, varias más nos quedaron en el tintero.
Pero ya tenemos el envión para seguir adelante.
Van abrazotes para tod@s, 
y lo mejor en el 2008, junt@s!

viernes, 14 de diciembre de 2007

COMPRA FOTOS MIDES 3 - AVISO IMPORTANTE

Me llegó este mensaje del MIDES,
Los que estén interesados en la venta de fotos, leer con detenimiento por favor:
-------------------------------
He recibido una andanada de mails de fotógrafos de todo el país ofreciéndose para vender fotos al Mides. Me alegra mucho que la convocatoria haya tenido esta vez eco, pero me parece que les falta la información básica de cómo relacionarse con el Estado. 
Supongo que ustedes lo sabrán, pero sería bueno que le enviasen un mail a los mismos que les mandaron el aviso, especificando que para venderle al Mides:
-hay que ser empresa proveedora del Estado
-el trámite de ser proveedor se hace gratis en el MEF, ante la Contaduría General de la Nación 
-las compras se pagan a 30 días vía el sistema SIIF
-quienes ofrecen un servicio deben cotizarlo, es decir poner precio a las fotos
-todos pueden buscar el llamado a compras en la pagina de compras estatales 
(www.comprasestatales.gub.uy), buscando el inciso 15 (Mides) y ahí la categoría "compras directas", poniendo un rango de fecha, y aparecen todas las compras pedidas. 

Te agradezco que difundas este "modelo de venta", porque me superó la cantidad de mails y no puedo responder uno a uno, y no quiero que nadie se ofenda pensando que no le dimos bolilla.
Gracias mil.
María.

---------------------------------------
dc

Fotoperiodismo y derecho a la imagen

El artículo que mencionaba Daniel, sobre el caso de Nancy, edición del 07/12 Brecha.


Fotoperiodismo y derecho a la imagen
¡Bajá esa cámara!

Los límites del fotoperiodismo están en discusión. Un reciente fallo judicial busca salvaguardar el derecho a la imagen de las personas en detrimiento de la libertad de información. La polémica recién comienza.

Mariangela Giaimo

Su cara se volvió famosa en junio de 1985. Su fotografía es la más recordada de las tapas de la revista National Geographic. En ese momento era apenas una adolescente de 13 años, una refugiada afgana en un campo en Pakistán, de la que no se sabía absolutamente nada más. Su foto buscó representar antes que nada el drama de las mujeres bajo el régimen talib. Pero 15 años más tarde, su retrato se ligó a un nombre: Sharbat Gula. Es que Steve McCurry decidió volver a fotografiarla para todos.
20 de mayo de 1987. 18 de Julio y Cuareim. Fachada del Ministerio de Relaciones Exteriores, o Palacio Santos. Nancy Urrutia retrata a un chico de 11 años en una marcha por los derechos humanos. El gurí sostiene un cartel con la leyenda “Justicia” y la foto de Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz. En 2005 ese rostro pasa a tener nombre: Fernando Ayala decide demandar a Brecha por la publicación de su foto (por segunda vez, en la portada del 20 de mayo de 2005). Ahora tiene 33 años, y a diferencia de Sharbat Gula, Ayala cree que su imagen ha sido denigrada. La jueza Soraya Gougeon le da la razón y falla a su favor, por lo que Brecha tuvo que pagarle una indemnización. Y entonces Ayala decide ir contra Urrutia (por 7 mil dólares) y Alberto Silva (la foto fue tapa de su libro Para muestra basta un botón: de la A a la Z).
La decisión judicial sentó un precedente: el fotoperiodismo ya no puede actuar libremente en los espacios públicos. Por ello la carta de repudio de la Comisión de Fotógrafos de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU) se titulaba “Un mundo sin fotos”. Pero el tema en realidad trasciende el campo de la fotografía, e implica a todos los medios de comunicación que utilizan imágenes. Y como nadie quiere verse envuelto en una avalancha de denuncias y juicios, ¿habrá que borronear de ahora en adelante siempre los rostros? ¿No se podrán tomar más fotos a una figura humana?

EN PRIMER PLANO. Esta denuncia puso sobre el tapete la tensión existente entre dos grupos de derechos. Por un lado el derecho a la imagen (artículo 72 de la Constitución), que en Uruguay está sólo limitado por la ley 9.739 de derechos de autor (1937) que señala: “es libre la publicación del retrato cuando se relacione con fines científicos, didácticos y, en general, culturales o con hechos o acontecimientos de interés público o que se hubieren realizado en público”. Y por otro están los derechos de autor y la libertad de información –tanto del periodista como del público– establecidos en el artículo 29.
Ayala afirma que esa foto fue armada por la fotógrafa –algo que niegan Urrutia y varios colegas– y que tuvo un efecto de “desnaturalización de su personalidad atribuyéndole al sujeto una leyenda con opinión política (...) valiéndose de la inocencia de un niño. (...) para facilitar la venta del semanario, haciéndolo más atractivo”.
¿Pero ésta es una foto que lo denigra? ¿Hay un daño moral? “No hay agravio”, afirmó Daniel Caselli, integrante de la Comisión de Fotógrafos de apu que ha informado a varios medios de prensa internacionales de la situación. “No es una foto política, sino de derechos humanos. Está sosteniendo un cartel que dice justicia y la cara de dos senadores asesinados. No está poniendo ‘yo soy de tal partido’”.
A nivel internacional este tema también ha sido objeto de luchas legales. En 1986 un fallo de la corte de apelaciones de París afirmaba que “la circunstancia de que una persona interesada en la actualidad se encuentre en un lugar público no puede interpretarse como una renuncia al derecho de cada persona sobre su imagen y su vida privada, ni conlleva una presunción de autorización”. Así, en Francia se impuso la necesidad de “borronear” caras retratadas en segundo plano, y el rostro de aquellos individuos que no dieran por escrito su autorización. Pero a fines de los ochenta se avanzó un paso más en esa dirección: comenzaron los juicios contra medios que publicaban fotos de paisajes. El semanario Point publicó una foto en la que en un ángulo se observaba una parte de la pirámide del Museo del Louvre. Las autoridades enviaron a la publicación un recordatorio de los derechos de autor y solicitaron una compensación.
Esta línea argumentativa, que también se dio en tierras estadounidenses e inglesas, tiene empujes y frenos en casi todos los países. En 1982 Clarence Arrington demandó a The New York Times por haber publicado una foto tomada sin su consentimiento en Wall Street, para una tapa de 1978 que ilustraba un artículo sobre la clase media negra. El tribunal de apelaciones de Nueva York falló el año pasado a favor de la publicación ya que consideró que el derecho a la libertad de expresión está por encima del derecho a la privacidad. Contradicciones de una ciudad que está atestada de cámaras de seguridad como parte de un plan de lucha contra el terrorismo, pero que cuenta con severos controles de registro fotográfico y filmación.
En Inglaterra, a mitad de este año, J K Rowling –creadora de la saga de Harry Potter– perdió en primera instancia una demanda por violación a su privacidad. Hace dos años, el Sunday Express ilustró una entrevista a esta escritora con una imagen tomada por un fotógrafo oculto que trabajaba para la agencia internacional Big Pictures. La fotografía la muestra junto a su marido y su hijo de 20 meses de edad en un carrito en una calle de Edimburgo. La autora considera que esa imagen es una violación del derecho a la privacidad de su hijo y fundó su demanda en la ley británica de protección de información, de 1998. Rowling le ganó el juicio a la publicación, pero Big Pictures decidió seguir la batalla y el juez finalmente la amparó. Si bien el magistrado reconoció el derecho a proteger la intimidad de sus hijos, si se efectúan actividades en un lugar público no existe una garantía de privacidad. Sin embargo, la sentencia reafirma que el derecho a la información siempre se basa en que no se muestre a una persona en una situación “humillante o vergonzosa” aunque ocurra en un lugar público.
Los reporteros gráficos o fotógrafos trabajan aplicando el axioma de que cuando se está en una actividad pública en un espacio público, tomar fotos está permitido. Algo que la propia ley de 1937 autoriza.
En este tipo de casos los límites se vuelven casi evidentes: “las personas asumen la responsabilidad de estar allí. El fotoperiodista trata, desde su punto de vista, de registrar y dar a conocer una noticia”, explicó Jorge Ameal, fotógrafo integrante de la comisión de apu. Claro que siempre está la posibilidad de pedirle al fotógrafo que no saque fotos. Pero ceder ante el pedido queda librado al juicio de cada profesional. “Me ha pasado de tener que hacer una foto y las personas me han pedido no salir. Y eso lo respeto. La foto no la hago. Con los equipos que hay ahora es muy fácil que las personas se den cuenta de que estás trabajando”, sostiene Federico Gutiérrez.
Pero no siempre las cosas son tan claras. Dice Pablo Porciúncula: “Si veo una pareja que se está besando en medio de una plaza, la actividad no es pública. Es probable que saque la foto, pero también que hable con ellos. Ahora, si un ministro entra a un juzgado y te pide no salir, no corre la misma regla de cualquier persona que hace la fila de Iemanyá y me pide de no enfocarla. El tipo está siendo noticia por la investidura, más allá de la persona”.
Ayala argumenta que en esa época era un niño, que vendía junto a su padrastro golosinas en la vía pública. Esa situación es irrelevante para Panta Astiazarán: “No importa, ese muchacho estaba en un acto que era para ser visto, fotografiado o filmado. La realidad de la gente que estaba ahí era que eso se fotografiase y difundiese. Ese cartel era para ser visto. ¿Cómo se piensa que una persona no va a sacar una foto de eso? Es obvio”. Pero Astiazarán también considera de todas formas que Ayala tiene derecho a que se retiren los libros de Silva de circulación, pero de ninguna forma a pedir una compensación económica. Por su parte, Porciúncula agregó: “Si un niño está en un acto público es responsabilidad de un adulto. ¿Dónde estaba el adulto responsable del niño para cuidar de su integridad? Esa persona tendría que ser demandada por haber dejado al niño ahí”.
Para muchos, a veces es necesario mostrar la imagen de un niño –o de otra persona– para denunciar una situación de violencia. Por lo menos eso fue lo que buscó McCurry publicando la foto de Gula. Para el fotógrafo Iván Franco, “si usamos la fotografía de un niño para ilustrar algo que lo puede perjudicar estoy de acuerdo en que no hay derecho, pero los niños de la calle pueden ser fotografiados como forma de denunciar y registrar una violación de otros derechos más importantes que el de la imagen”.

MEROS ACCESORIOS. La jueza actuante en la causa iniciada por Ayala evaluó que si bien no hubo enriquecimiento injusto por parte del semanario, la foto en cuestión no podía incluirse dentro de las excepciones que establece la ley de derecho de autor. En la sentencia se cita a la argentina Matilda Zavala de González, quien sostiene que cuando se individualizan personas éstas dejan de ser “meros accesorios del paisaje”.
Esta mirada refleja, para Iván Franco, un desconocimiento profundo de lo que es el fotoperiodismo: “Justamente, las personas son el 99 por ciento del motivo de una foto. Con esta afirmación no se puede hacer más fotoperiodismo ya que la figura humana siempre está presente y es el centro de atención de la imagen”. No se puede medir una foto con la vara del mero accesorio. La mirada y la significación van por otros carriles, y la figura humana es parte de un todo. Según Porciúncula, “la importancia de la foto está más allá del niño –que le puede dar una asociación de inocencia o esperanza–. No es un niño particular o extraordinario. La composición de los elementos: cancillería, figura, cartel y fotos de los políticos es lo más fuerte”.
Así con un clic la sociedad entra, según Ameal, en una situación paradójica: justo cuando más se desarrollan las nuevas tecnologías y la fotografía se hace más accesible para todos, aumentan las “avalanchas de juicios como negocio, y una especie de privatización de todo, hasta de la calle. Las fotos son un motivo de registro, memoria de la historia y construcción del imaginario colectivo de la gente. Debemos defender ese derecho”.
Por ahora no hay novedades en los juicios contra Urrutia y Silva. Pero todos los fotógrafos consultados por Brecha se preguntan sobre los riesgos a los que se exponen al seguir trabajando, con una sentencia que limita seriamente su actividad. Según Gutiérrez, “si se confirma lo mismo con Nancy, no vamos a saber qué hacer. O dejar de hacer fotos, o sacar a gente de espaldas”. Caselli en ese sentido propone cambiar el marco legal, así como comenzar a pensar en regular Internet y las nuevas tecnologías. Después de todo esto, aclara, no es cosa sólo de fotógrafos, sino de toda la prensa.

* Roman Gubern: La mirada opulenta. Gustavo Gili, Madrid, 1987.



Con Nancy Urrutia

“No armé ninguna foto. Vi a ese niño sentado en un balcón y me pareció que podía ser muy significativo para representar lo que era esa marcha –que aún no era de los desaparecidos–. Cuando me llega la citación convoco a la gente de apu y a mis colegas. No es una situación sólo mía, es un tema de la prensa en general. Acá estamos todos involucrados, esto implica a la libertad de prensa y toca a todos los medios de comunicación. Más allá de mí, se ha marcado un antecedente. Acá no podemos autocensurarnos y sacar fotos pensando en tener un juicio o no. En este momento trabajo free-lance y no tengo ninguna empresa que me respalde económicamente. Me pregunto: ¿los dueños de los medios de prensa están de acuerdo?”
“Los reporteros gráficos cuando vamos a una actividad pública, como un partido de fútbol, vemos que cada familia lleva a su chico –por lógica– con una bandera. Incluso muchas veces nos piden que les saquemos fotos. Nosotros no podemos andar pidiéndoles permiso a todos. Iríamos a lo absurdo. Nunca nadie se enojó. Sacamos fotografías naturalmente y con mucho respeto. Si alguien nos dice que no, bajamos la cámara.”
“Estoy segura de que si hoy se volviera a hacer la marcha y tuviera que sacar fotos, seguramente sacaría la misma. Me pareció que era un símbolo, no por el chico o por ‘yo soy la fotógrafa’, sino porque tiene la foto de Zelmar Michelini y Gutiérrez Ruiz y dice ‘Justicia’. No es una foto agraviante. Me parece que si ese chico tenía esa pancarta era porque algún mayor que pensaba que también había que hacer justicia estaba con él. Es lo que habitualmente sucede.”

miércoles, 12 de diciembre de 2007

COMPRA DE FOTOS DEL MIDES

El llamado del MIDES nos plantea de golpe un asunto que nos quedó pendiente en la agenda de este año. Lo habíamos hablado pero no llegamos a concretarlo. Me refiero a la difícil cuestión de la cotización de nuestro trabajo.

Creo que tendríamos que fijar un precio común o, al menos, un precio mínimo que todos respetáramos. Me parece una locura tanto para el Ministerio como para nosotros que cada uno fije el precio de sus fotos.

¿Qué dicen?

martes, 11 de diciembre de 2007

Caso Nancy, artículo en Brecha

Gente:
El pasado 7 de diciembre Brecha publicó un largo artículo sobre la libertad de fotografiar en la calle, basado en el caso Nancy.
Apenas encuentre la forma lo subo al Blog, ya que es complicado dado el tamaño y la diagramación del mismo.
Abrazos.

LLAMADO A COMPRA DE FOTOS DOS

Gente,
van mas datos sobre el mensaje "compra de fotos sociales" de abajo; cantidad de fotos, formato y definición, contacto, etc.

Se necesita que cada fotógrafo cotice su precio. El pago es a través del SIIF (Sistema integrado información Financiera), para lo que hay que ser empresa (cualquier forma) proveedor del Estado (trámite que se hace gratis en PB del MEF, en la Contaduría General de la Nación).
Bueno, dos veces gracias.

COMPRAS-TEL. 4000302 INT.1147-1100
Objeto de la Compra:
100 FOTOS DIGITALES DE CONTENIDO SOCIAL, 80 FOTOS DE 20x30 Y 20 DE 30x40, AMBAS EN 300 DPI, SE DEBERAN ENTREGAR EN CD
Contacto:
UNIDAD DE INFORMACION Y COMUNICACION TEL/FAX: 4000302 INT. 1292-1134

viernes, 7 de diciembre de 2007

Llamado a compra de fotos con perfil social

Gente:
les adjunto un mensaje de María Urruzola, del MIDES
Si hay interés, contactarla en madoc.uy@gmail.com
Por favor, estar atentos y difundir el segundo llamado del cual se refiere María que se encuentra en:
www.comprasgubernamentales.gub.uy
elegir el inciso 15 (Mides, buscar categoría "Compras directas" y poner el rango de fecha de la última semana.
Abrazos
dc
-----------------------------------------
Estimados todos/as

tratando de actuar de acuerdo a lo que en teoría siempre dijimos (profesionalidad, respeto, derecho de autor, etc) fue que se nos ocurrió (la Unidad de Información y Comunicación del MIDES) realizar una compra de fotos digitales de perfil social, hasta tanto tengamos la posibilidad (que será el próximo año y en breve) de contratar un fotógrafo/fa. Así lo hicimos, es decir publicamos el llamado a compra de fotos digitales de perfil social (mujer, infancia, juventud, tercera edad, discapacitados, etc, etc, etc.... retratos, situaciones, entorno), Y NO SE PRESENTO NADIE!!!!!!
Bue... tonces empezamos de nuevo: la semana próxima se volverá a realizar el llamado, y se invitará vía mail a todos los fotógrafos de los que tengamos vía de localización (mandenme mails de los colegas).
PLEASE: todos tienen archivo y algunos de muchos años... nos interesa hacer un banco de fotos del Mides que nos permita editar nuestros materiales y subir a la web fotos respetando su propiedad y su derecho de autor, por lo que les pedimos que nos ofrezcan esa pobilidad.

Espero tener mejor suerte esta vez.
Abrazo a todos.
María

martes, 13 de noviembre de 2007

UN MUNDO SIN FOTOS / Comunicado del semanario Brecha

APU recibió de los trabajadores de Brecha la siguiente carta firmada por el director del semanario:

"Sobre la carta del compañero Ricardo Antúnez:
En Brecha compartimos la preocupación de Ricardo por la sentencia a la que se refiere su carta, y a sus ominosas consecuencias para la libertad de expresión y de información. Por consiguiente, compartimos también la mayoría de las afirmaciones que en ella aparecen.
No obstante, hay algunos hechos que merecen aclaración.
1) Nuestra compañera Nancy Urrutia sí conocía la existencia de la demanda de Ayala. Habló varias veces del tema con quien entonces estaba en la Dirección de Brecha, Ivonne Trías.
2) Nancy fue citada como testigo por el demandante. El juzgado le envió un cedulón a un domicilio anterior, donde se informó que la persona buscada se había mudado. Siempre supusimos que Nancy llegó a enterarse, porque alguna vez comentó con preocupación: "Me están buscando".
3) La asesoría jurídica de Brecha resolvió no controvertir la afirmación del demandante de que la foto había sido "armada" poque no era central al punto en discusión. Tanto no lo era, que la sentencia no la recoge, aunque Brecha no la hubiera controvertido. Por otra parte, seguir el camino que Ricardo sugiere ("El 20 de mayo de 1987 eran muchos los fotógrafos y camarógrafos que registraban la marcha y no sería difícil que nuevas imágenes aportaran evidencia respecto a que el niño portaba el cartel en diferentes momentos y lugares de la manifestación") tenía sus riesgos: si hubiéramos hecho un llamado público en busca de esas evidencias y no obtuviéramos resultados, lo cual era posible aunque la foto no hubiera sido "armada", nuestra argumentación sobre el punto se hubiera debilitado de manera manifiesta, y preferimos no correr ese riesgo procesal en un aspecto que no era central de la demanda.
4) La primera sentencia llegó a conocimiento del semanario en las últimas semanas del ejercicio de la Dirección por Ivonne Trías. Es posible que en el fárrago de tareas de ese momento Brecha hubiera omitido informar a Nancy de una sentencia que, de todos modos, no la condenaba a ella sino al semanario. La sentencia, que recibimos con sorpresa, se apeló, con la íntima convicción de que ganaríamos la apelación. No fue así.
Compartimos totalmente la preocupación con que cierra Ricardo su nota: "Generalizada, la opinión que prevaleció en el juicio contra Brecha significaría lisa y llanamente el fin de la fotografía periodística-documental en nuestros medios de prensa." Por eso, exhortamos a todos los compañeros periodistas y a los medios de prensa a controvertir públicamente la sentencia y, más importante, los fundamentos en que se sustenta.
Ruben Svirsky
Director"

miércoles, 31 de octubre de 2007

José Luis Bello

Ayer falleció el fotógrafo de El País, José Luis Bello. Detrás del cascarrabias, un amigo a quien apreciábamos, con quien siempre era lindo encontrarse en las notas, y a quien vamos a extrañar. A la familia y a los compañeros de El País, un abrazo.

martes, 30 de octubre de 2007

FOTOGRAMA-07 -CMDF-



Gente:
Cómo son tantas ( !!! ) las muestras del Fotograma-07
-Centro Municipal de la Fotografía-,
cliqueando en el título se accede a la página oficial, con el cronograma de todas las actividades.
Abrazos,

viernes, 12 de octubre de 2007

Jornadas de Periodismo Gráfico

Viernes 19 de octubre
Salón de conferencias de la Asociación de la Prensa Uruguaya:
San José 1330 esq. Ejido.

(Se entregarán certificados de asistencia. La participación es gratuita).

Programa


9:30 hs.
Apertura de las jornadas
El fotorreportero como sujeto de derechos
Dilemas legales que surgen en la calle


Dr. Jorge Díaz, juez en lo penal
Dra. María Balza, especialista en derechos de autor
Dr. Edison Lanza, periodista y asesor de APU

Una nueva ley de derechos de autor, nuevos juicios a fotógrafos, golpes en manifestaciones uso no autorizado de nuestros materiales, son hechos recientes que merecen una reflexión general.

11 hs.
El fotorreportero como sujeto responsable
El caso del SIDA

Mesa redonda con participación deDra. Ma.Luz Osimani, directora del Programa ITS/Sida del MSP
Fotógrafo invitado
Psic. Ma.del Rosario Lores, Red Latinoamericana de Bioética

El compromiso con la información pública es el único límite ético para el ejercicio de la profesión, o hay otros que se adquieren con los sujetos fotografiados o aludidos por nuestro trabajo. Una reflexión sobre el caso del SIDA.

12:30 Café

15:00 hs.
El fotorreportero como espectador privilegiado
La preparación para el trabajo de campo internacional


Exposición de Daniel Stapff, Agencia AFP.

Tengo todo en el bolso, ¿qué más preciso?, ¿qué voy a buscar? La organización del trabajo del fotorreportero a partir de su caso más complejo: la cobertura internacional

16:30 hs.
El fotorreportero como técnico
Tendencias en materia de nuevas tecnologías


Exposición de Fernando Nocetti (Fotocámara, y Armando Sartorotti, El Observador)

Las nuevas tendencias tecnológicas en materia de cámaras y de informática; hardwarwe y software. Ellas nos obligarán a modificar la forma en que aprendimos a trabajar y modificarán inevitablemente las relaciones de trabajo.


18:00 hs.
El fotorreportero como ciudadano. Imagen y desarrollo.


Exposición del economista Luís Porto, Director de la Oficina de Asistencia al Inversor del MEF.

El desarrollo de un país, y en especial su desarrollo humano, dependen de una serie de intangibles que dependen de la imagen y la autoimagen. Van desde cosas pequeñas como el autorrespeto, la confianza mutua y el espíritu de empresa, a otras más macro, como la “sensación térmica” o el clima de inversiones. No nos hacemos responsables por todo ello, pero sabemos que nuestras imágenes nunca serán inocentes.

19:30 hs.Café

El fotorreportero como periodista.
Edición: del visor a la página impresa.


Exposición de Miguel Martelotti, fundador de Página/12, Argentina.

¿Vamos apurados a hacer una toma de la mesa otra del público, o vamos a buscar una imagen que narre y resuma de manera única qué pasó y por qué importa? Es necesario pelear por una revalorización de nuestro papel de periodistas.

jueves, 11 de octubre de 2007

"Todos somos Nancy...." difusión internacional

Gente:
La Agencia France Presse envió hoy 11 de oct. un artículo a la prensa hispana internacional, decribiendo bien claro el caso de la demanda contra Nancy y Alberto Silva.
Sirve porque los medios uruguayos ven que una agencia internacional retomó el asunto, y jerarquiza la protesta.
Abrazos,
Daniel

martes, 9 de octubre de 2007

El Observador, Ultimas Noticias, fm M24.

Nuevas notas difundieron el caso de las demandas contra Brecha y Nancy Urrutia. El Observador del sábado 06.10, nota de Armando Sartorotti. Y Últimas Noticias, el martes 09.10.2007.

El mismo martes, una entrevista en M24, en el programa de Martin Duarte.

Editorial Voces del Frente, 20.09.2007



No se asombre si en el futuro próximo,
todas las imágenes aparecen así.
Personajes anónimos, gente sin rostro.
Todos taparemos las caras.
Se acabó la fotografía como arte.
Se eliminan las fotos de los medios.
En estos días nos enteramos del disparate.
Un señor hace juicio por esa foto de su niñez.
Argumentando su condición de menor de edad.
Hubo una abogada que vio el filón.
Hubo jueces que lo avalaron.
Hubo quien pagó en silencio.
Y comenzó el circo.
Ya hay dos nuevos juicios por la misma foto.
Esto hace acordar al relato de Rousseau:
“Un vivo cercó un campo y dijo esto es mío,
y hubo un bobo que le creyó.
Ahí nació la propiedad privada”
La libertad de prensa en nuestro país, sabemos,
tiene un largo camino por recorrer.
Pero ahora se le agrega un nuevo obstáculo.
¿Como aceptar callados este veredicto?
¿Cómo permanecer indiferentes a este atropello?
¿Cómo no protestar frente a esta barbaridad?
No sólo está en juego la libertad de expresión.
También se juega con el trabajo de muchos.
¿Quién va a querer sacar fotos desde ahora?
¿Se imaginan los posibles 8000 juicios de los hinchas,
fotografiados un domingo en la Ámsterdam?
Suena ridículo pero es una posibilidad.
Ya asistimos a la medicina judicalizada.
¿Será el nuevo curro la judicalización de la imagen?
Hay una ley de prensa en proceso.
Este fenómeno no puede quedar afuera.
Mientras tanto, no podemos transar con el chantaje.
No pueden dejar de funcionar los flashes.
No deben dejar de abrirse los obturadores.
No es posible que no enfoquen los teleobjetivos.
Esta pelea nos corresponde a todos.
Como en Fuenteovejuna.
Todos somos Nancy Urrutia.

De jueces y fotógrafos

Por Jaime Secco (*)

El niño, sentado sobre un balcón, sostuvo un cartel. Era el 20 de mayo de 1987. Hoy, creció y vio la oportunidad de sacarle dinero al medio que publicó la foto y a la fotógrafa. El juez le dio la razón en el primer juicio.

Reclamó por daño moral; alegó que entonces era menor y que la fotógrafa (o algún colaborador) fue quien le dio el cartelito.

Las preguntas son:
¿De qué daño habla?
¿Acaso está prohibido fotografiar menores?
¿Alguien cree que la fotógrafa hizo eso?

Comencemos por lo último. Los jueces penales manejan como criterio ''la forma en que suceden las cosas''. Si en el medio de la noche encuentra a un desconocido junto a su cama, el juez no creerá que entró a mirar la hora en el despertador. Así no suceden las cosas.

Ahora, ¿los jueces saben cómo trabajan los fotógrafos de prensa? En una manifestación se enfrentan a la posibilidad de numerosas perspectivas de la multitud y una miríada de caras pintadas, bocas gritando, pancartas ingeniosas, rostros arrugados, jóvenes a caballito, puños, pies marchando y mil otros detalles interesantes. Tiene que elegir cual es el que sintetiza lo que está pasando y hacer la toma con rapidez y limpieza técnica.

Lo que le faltan no son motivos, es tiempo. En 1987 tenía que correr a revelar. ¿Para qué iba a ponerse a zoncear, convenciendo a un niño desconocido de que se suba a un muro y ponerse a buscar una pancarta para que la sostenga, con alta probabilidad de que resulte una foto forzada? Sin contar con que los fotógrafos uruguayos no andan con auxiliares.
El caso recuerda a dos juicios laudados hace una década por tribunales, con pocas semanas de diferencia. Ambas sentencias resultaron sorpresivas:

a.- Una nota en la feria. Si hoy apareciera Mujica o Forlán, el fotógrafo lo tomaría. Quien apareció entonces fue una modelo. Aceptó posar, hizo algunas declaraciones y, aparentemente, todo terminado. Al tiempo, reclamó el pago. El tribunal entendió que si posar era su medio de vida, debía darse por sobreentendido que iba a cobrar.
b.- Un álbum de figuritas de jugadores. La Mutual reclamó pago por los derechos de la imagen de los deportistas. En esa oportunidad, el tribunal actuante opinó que no debía pagarse nada, porque las fotos habían sido tomadas en un lugar público: la cancha.

Nuestro niño del muro no vivía de posar y estaba en un lugar público por excelencia: la calle.

Un argumento central para la jueza es que el niño no era un ''mero accesorio del paisaje'' y que la imagen aislada no representa lo que estaba pasando. Pamplinas. La prueba es que el secretario de redacción eligió esa foto para publicar. Eso puede ser una opinión estética, y equivocada; nunca jurídica.
Queda entonces el hecho de que era menor. ¿Y qué?

La semana pasada un canal emitió tomas de niños siendo vacunados en el Pereira Rossell, para apoyar a una campaña del MSP. ¿Hay que esperar a que crezcan para que pasen a cobrar?

El Inau vela por que no se someta a los menores al escarnio público, de la misma manera que cada uno tiene derecho a velar por sí mismo. Pero eso no quiere decir que ningún menor pueda aparecer nunca en los medios; que todo un sector de la sociedad deba desaparecer de la comunicación ciudadana.

Queda la última: ¿Qué escarnio, qué daño moral puede haber sufrido?

De niño, ninguno, sin duda. Incluso si la fotógrafa le hubiera proporcionado el cartel. Y si de grande tiene ideas políticas que no tenía de niño, está en su derecho. Pero no podrá borrar el pasado. Ni debiera pretender que la fotógrafa pague por él.

Lo que se juega no es sólo la estabilidad financiera de un medio ni el de la fotógrafa, aunque los medios están todos endeudados y los fotógrafos ganan poco.

Se juega la salud de la comunicación ciudadana. Lo peor no es el fallo, sino la autocensura.


(*) Periodista. Uruguay.

domingo, 7 de octubre de 2007

PARA UN MUNDO CON FOTOS



1. El derecho a la imagen contra la libertad de prensa

Las demandas contra el semanario Brecha y la fotógrafa Nancy Urrutia muestran que, aplicado al pie de la letra y sin una acertada distinción entre usos periodísticos y comerciales de la fotografía, el derecho a la imagen amenaza la libertad de prensa.

La ley 9.739 prevee que la divulgación de imágenes no autorizadas por las personas retratadas no es delito cuando se demuestran fines didácticos, científicos o culturales de interés general, o cuando fueron tomadas en espacios públicos. Pero el texto legal no menciona explícitamente los fines informativos, periodísticos o documentales que son los que justifican su utilización en la prensa. Esta omisión de la norma habilita acciones que censuran y castigan – como acaba de ocurrir - el uso de imágenes en los medios. El texto legal es de 1937, una época en la que la comunicación visual no tenía la importancia que tiene actualmente.


2. La doctrina contra el saber


La redacción actual de la ley deja un amplio margen de interpretación a los jueces. La primera pregunta, entonces, es si son idóneos al respecto. Por ejemplo, si tienen conocimientos de aspectos básicos de la comunicación visual. La sentencia contra Brecha se basó en el hecho, probado, de que la publicación de la imagen no había sido autorizada por el retratado, que es lo que ocurre por regla general en la fotografía de prensa. Pero esto no bastaba ya que la foto había sido tomada en un espacio público (la calle) y esta circunstancia podía justificar una excepción al derecho a la imagen. Lo que inclinó el platillo a favor del reclamante fue la opinión de que una imagen individualizada no era válida para comunicar el evento (una manifestación por Derechos Humanos). Basándose en esta opinión, tomada de una doctora en leyes, la jueza no encontró en la foto justificaciones para para su publicación.

La sentencia se funda, entonces, en la opinión, citada como doctrina, de que en ocasiones como la de una manifestación callejera los individuos son meros accesorios del paisaje y su retrato no es bueno para representar el evento. Lo que cuenta es la vista general. Esta chapucería, que ignora un recurso habitual del discurso visual y literario (que una parte puede representar al todo, u ofrecer una interpretación del conjunto) liquidó el juicio en contra del semanario.

Si las sentencias se fundan en enunciados de retórica visual, como ocurrió en este caso, entonces ¿no debería citarse la opinión de alguien que entienda cómo funciona la fotografía en la comunicación periodística antes que la voz de una doctora en leyes?

3. La fotografía débil

En el tratamiento judicial de este asunto, pesa, además de la referida falta de idoneidad, la persistente subvaloración de la fotografía, la ignorancia acerca de sus usos y de su historia, la débil institucionalización de su ejercicio profesional, su lugar siempre impreciso entre lo vulgar y lo que debe tomarse con seriedad.

El texto publicado en abril pasado por Gabriel Pereyra, un provocador de escasa valía pero, al fin, un hombre con importantes responsabilidades periodísticas - que, después de aleccionarnos en aquella oportunidad hasta ahora no ha dicho una palabra acerca de este caso - Iluminados atrás de los flashes - revela hasta qué punto el lugar de la fotografía en la prensa es, todavía, uno de dudoso estatus. Puesto que todos sacamos fotos – sostiene Pereyra - no hay lugar a una legítima distinción entre un fotógrafo profesional y cualquier persona que utiliza una cámara. Con la misma lógica, cualquiera puede hablar de fotografía con autoridad. La fotografía, dice el lugar común, es la más popular y democrática de las artes. Ningún juez prescindiría de una pericia profesional si la demanda fuera, por ejemplo, por un defecto de construcción o por una maniobra contable. Pero una abogada puede decir que una foto de prensa, publicada en la portada de un semanario, no sirve para lo que el fotógrafo y el medio creen que sirve y esa opinión prevalece y decide un juicio.

Otra muestra de hasta qué punto la fotografía es un lenguaje de segunda en los medios es el carácter de la defensa planteada por Brecha. No hay indicios, en las dos sentencias contra el semanario, de que su abogado haya defendido convincentemente, como lo haría un periodista, el valor informativo y documental de la foto. Es un abogado, y quizás no tenga convicciones al respecto. ¡Pero es el abogado de un medio de prensa! ¿Quién defendió, hasta ahora, el valor periodístico-documental de la foto de Urrutia? Brecha no lo hizo. Ni siquiera se defendió de la acusación de que su colaboradora de once años habría falsificado la imagen forzando al niño ante la cámara. Es decir, no se defendió de la acusación de engañar a sus lectores. Demasiado cargo para guardar silencio, pero, de última, se trata apenas de una foto. ¿Y la fotógrafa? Nadie requirió su opinión en ninguna de las dos instancias. A nadie se le ocurrió que tuviera algo que decir sobre todo el asunto. En ningún momento fue citada como testigo porque, en primer lugar, ni siquiera había sido citada antes como autora: la foto se publicó en la tapa del semanario sin crédito.

4. El “daño” privado contra el derecho del público

La constatación del daño que la publicación de una imagen pueda producir en la persona retratada ¿puede ser estrictamente subjetiva? No debería ser suficiente que alguien se presentara ante un juez y dijera me sentí perjudicado y moralmente dañado, exijo una reparación de tantos miles de dólares (una magnitud que en el juicio contra Brecha el demandante objetivizó en cinco mil y, en el segundo, contra Urrutia, en siete mil dólares). ¿Por qué dice usted que fue perjudicado y dañado moralmente? Porque me vi en una foto publicada en la prensa . Se vio en una foto, muy bien. ¿La foto fue tomada en la calle? . ¿Usted estaba allí? . ¿Fue obligado a estar allí? No. ¿Fue forzado de alguna manera ante la cámara, engañado o amenazado? (acusación no controvertida por la defensa ni probada por la justicia, como si fuera un asunto sin importancia) ¿Todos quienes pasaban por donde usted estaba podían verlo? Sí, claro. ¿Cuál es, entonces, el daño que la foto le produjo y por el cual reclama,primero cinco mil dólares y ahora siete mil? (......) ¿Y usted cree que de ese daño, que dice sentir, deberíamos responsabilizar a la foto, al fotógrafo y al medio? Sí.

Repaso la foto de Urrutia y no puedo imaginar cuál es el daño moral que funda la demanda. Cómo se prueba ese daño. Cómo se traduce a una determinada cantidad de dinero. Cómo sabremos los fotógrafos en el momento de tomar la foto y los editores, en el momento de publicarla, quién se sentirá dañado y pondrá en marcha una máquina judicial que, inexperta en la materia, sienta un precedente nefasto y, ahora por segunda vez, acaso falle contra el derecho del público a ver.

(Publicado también en www.fotonotasuy.wordpress.com)

sábado, 6 de octubre de 2007

Libro sobre la historia de la fotografía en el Uruguay

Tendríamos que hablar con la Editorial y el autor, el caso de Nancy tiene que ser mencionado y denunciado en ésta presentación.


Se editó una historia de la fotografía en el Uruguay
El libro de Juan Antonio Varese se presenta el miércoles

Ediciones de la Banda Oriental hace una apuesta fuerte este año al publicar Historia de la fotografía en el Uruguay, un material de 500 páginas y unas 250 fotos en el que se recorre una aventura de un siglo y medio. El libro, subtitulado Fotógrafos de Montevideo, será presentado el miércoles a las 19.30 hs. en el Museo Nacional de Artes Visuales (Julio Herrera y Reissig y Tomás Giribaldi).

Se planifica que esta publicación sea continuada por una segunda entrega, en la que se estudie el fenómeno de la fotografía en el Interior. El libro que ahora sale al mercado tendrá un precio accesible que rondará los $ 500.

Varese cumplió en esta publicación varios roles complementarios. Como investigador y estudioso de la cultura uruguaya, volcó allí su experiencia de historiador de la vida social del país. Además, como cronista, entrevistó a muchos de los grandes fotógrafos uruguayos (o radicados en el país). Finalmente, aportó también su archivo personal, en el que conserva un valioso material de las más variadas épocas y temas.

Es así que, desde mediados del siglo XIX (con el advenimiento del daguerrotipo) y hasta aproximadamente el año 2000, el investigador analiza los cambios en ese terreno, que van desde la fotografía tipo retrato hasta los paisajes urbanos. También incorpora muchas de las fotos sobre las guerras civiles, desde la Guerra del Paraguay hasta la de 1904, así como del crecimiento de Montevideo.

La publicación se centra luego en los grandes estudios fotográficos de la Capital, desde Silva y Testoni hasta Aurelio González, y a través de ellos indaga en las técnicas de trabajo y en el significado social de la fotografía.

Fotos de casamiento y otros acontecimientos sociales, otras sobre edificios ya desaparecidos, pero también de crudas intervenciones quirúrgicas, ofrecen un panorama amplio de este rico tema, del que Varese rescata especialmente el lugar de la fotografía como una parte sustancial del patrimonio cultural uruguayo.

Más que una simple foto

Desde 20 años atrás Varese entrevistó a los fotógrafos uruguayos, profesionales o aficionados, o a sus herederos. Por eso el libro recoge testimonios de fotógrafos ya fallecidos. Del conjunto sobresale una anécdota: un fotógrafo que mantenía una larga charla con sus clientes antes de ponerse a trabajar. Según decía, debía conocer un poco la persona para plasmarla certeramente luego en la foto.

viernes, 5 de octubre de 2007

la diaria 05.10.2007, pág. 14



También pueden clickear sobre el título para acceder al .pdf publicado en el sitio de la diaria.

jueves, 4 de octubre de 2007

BUSQUEDA jueves 4 de octubre de 2007



hola, como estan?

hoy jueves 4 de octubre, en la pagina 32 de BUSQUEDA hay una nota sobre la declaracion de la Comision de Fotografos de APU


chau, Artigas

La historia de la fotografiada y el fotógrafo / "¿Mero accesorio del paisaje?"


VIETNAM
El 8 de junio de 1972 la niña Kim Phuc corre desnuda por una carretera cerca del pueblo Trang Bang, poco después de un bombardeo con napalm de la aviación estadounidense sobre su poblado. Kim había sido rociada por el napalm, y gritaba por el dolor de las quemaduras. La foto fue tomada por Nick Ut, ganador del premio Pulitzer al foto periodismo, precisamente por esta foto.


VIETNAM 2
Foto tomada un año después, donde Nick visita a Kim en un hospital. Después del bombardeo, Nick llevó en urgencia a varios niños quemados por napalm a un hospital de Saigón, entre los cuales se encontraba Kim. El fotógrafo pensó que Kim no sobreviviría. Después de 17 operaciones Kim pudo volver a su casa, recibiendo periódicamente la visita de Nick. Más grande vivió en Cuba, se casó, y emigró a Canadá.


CANADA
Kim Phuc en Canadá. Casada y con dos hijos, sigue en contacto permanente con el fotógrafo Nick Ut. Lo sigue llamando "Tío Nick", como cuando recibía su visita en el hospital de Saigón.

miércoles, 3 de octubre de 2007

un mundo sin fotos




hola gente!,

estuve por unos instantes imaginando un mundo sin fotos y este es el resultado...


saludos,
Artigas

viernes, 28 de septiembre de 2007

No tenés rostro, país.

Clickeando sobre el título se puede acceder a una columna que escribió Marcelo Jelen en la diaria de hoy, viernes 28/09/2007, sobre las demandas contra Brecha y la fotógrafa Nancy Urrutia.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

COMUNICADO DE LA ASOCIACION DE LA PRENSA URUGUAYA. Un mundo sin fotos. Las demandas contra Brecha y la fotógrafa Nancy Urrutia.


UN MUNDO SIN FOTOS
Derecho a la imagen y libertad de información.
Las demandas contra Brecha y la fotógrafa Nancy Urrutia.


1. La demanda de Ayala contra Brecha

En mayo de 2006 la Juez de Paz Soraya Gougeon condenó al semanario Brecha al pago de mil quinientos dólares “más intereses legales desde la fecha de la demanda” al Sr. Fernando Ayala por la publicación, en dos oportunidades, la segunda en su portada del 20 de mayo de 2005, de la fotografía que se ve arriba (ver archivo adjunto).

La foto había sido tomada el 20 de mayo de 1987 por Nancy Urrutia, quien entonces trabajaba para el semanario, durante una manifestación por Derechos Humanos. La fachada es la del Palacio Santos, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores en 18 de julio y Cuareim. Ayala afirma que tenía entonces once años, que “era un chico de la calle huérfano” a cargo de su padrastro y que vendía golosinas en la vía pública. Agrega que en ese momento, encontrándose solo, una persona mayor le pidió que sostuviera el cartel y “que luego de que se le colocara el cartel la periodista Nancy Urrutia le tomó la fotografía”.

Fundándose en el derecho a la imagen, “derecho de los llamados de la persona humana, (...) que tiene su fuente en el art. 72 de la Constitución”, Ayala, asesorado por la Dra. Analhia Pugliese Ferrou, demandó al semanario por daños y perjuicios por un monto de cinco mil dólares. La foto, sostuvo, tiene un efecto de “desnaturalización de su personalidad atribuyéndole al sujeto una leyenda con opinión política (...) valiéndose de la inocencia de un niño”. Alegó, además, “enriquecimiento ilícito” del periódico, que habría utilizado la foto “para facilitar la venta del semanario, haciéndolo más atractivo”.

2. La defensa: derecho a la imagen y libertad de prensa
La defensa de Brecha estuvo a cargo del Dr. Juan E. Fagúndez, quien sustuvo que la publicación de la imagen estaba amparada por el inciso 3ero. del art. 21 de la Ley de Derecho de Autor No. 9.739 (1937), que establece excepciones al derecho a la imagen cuando su publicación está justificada por determinados fines. El texto legal citado dice: “Es libre la publicación del retrato cuando se relacione con fines científicos, didácticos y, en general, culturales o con hechos o acontecimientos de interés público o que se hubieren realizado en público”. Lo consagrado en la Ley 9.739, recuerda Fagúndez, “es de raigambre constitucional” puesto que refiere al derecho a la libertad de información y de prensa, según lo establecido en el art. 29 de la Constitución. En este caso, afirma la defensa, la imagen tiene valor informativo respecto a un acontecimiento de interés público realizado en un espacio público.

3. “Meros accesorios”
La jueza entendió que no hubo “enriquecimiento injusto” por parte del semanario. Pero sostuvo que la imagen publicada no tenía las características que permitieran incluirla en la excepción prevista en la Ley 9.739. Esta consideración se basa en una opinión de la Dra. Matilde Zavala de González quien, citada por la Dra. Balsa, sostiene: “La reproducción de partes del mundo exterior que incluyan figuras humanas está ampliamente permitida. No se trata de individualizar a personas determinadas, que en este tipo de fotografías son meros accesorios del paisaje o de la situación que se intenta reproducir”. Como la fotografía de Urrutia destaca a un individuo y no lo muestra como un “mero accesorio del paisaje”, la sentenciante entiende que no se ajusta a los fines que legalizarían su publicación.

En suma, la condena se basa en el hecho de que la imagen fue publicada sin consentimiento del fotografiado y en la opinión de que una imagen individualizada no es buena para ilustrar el acontecimiento referido (la manifestación por Derechos Humanos) y que, por lo tanto, no existen razones que justifiquen su publicación en un medio informativo.

En el texto de la sentencia 20/06 de mayo de 2006, que es el que citamos hasta aquí, no hay indicios de que la defensa haya controvertido la afirmación del demandante respecto a que el cartel le habría sido impuesto por un adulto a fin de tomarle la fotografía. Es seguro que el hecho no fue probado por la justicia, entre otras razones, porque la fotógrafa nunca fue citada en el juicio contra Brecha. Pero aunque el argumento no fue invocado por la jueza en la resolución del juicio, es difícil pensar que semejante afirmación no haya predispuesto su sensibilidad ante el reclamo de quien era entonces “un chico de la calle”.

4. Sentencia definitiva, ¿sentencia inaugural?

La sentencia de mayo fue confirmada en diciembre de 2006 por la Juez Letrado Dora Szafir (sentencia Nº 71 del 13 de diciembre).

En la segunda instancia se citan como antecedentes (jurisprudencia) el caso de una modelo que habría autorizado el uso de su imagen en la sección sociales de una revista, pero ésta fue luego utilizada en spots publicitarios televisivos y en avisos que promocionaban la venta de la publicación. También, el de un matrimonio argentino (justicia del mismo país) cuya foto, tomada al término de la ceremonia religiosa, fue empleada con “fines publicitarios” y “claros fines lucrativos”.

NOTA: Las comparaciones invocadas indican que no hay una apropiada distinción entre géneros y usos de la fotografía. En este caso, entre fotografías y usos publicitarios e imágenes y usos periodístico-documentales. Citados como antecedentes, revelan que quizás no haya otros verdaderamente parecidos al de Ayala contra Brecha. Si efectivamente es así, estaríamos ante un caso sin o con pocos precedentes en Uruguay. Vale decir, en el posible inicio de una nueva forma de tratar la fotografía informativa en nuestro país.

La sentencia no evidencia conocimiento de la historia de la fotografia, ni apreciación de las innumerables imágenes periodístico-documentales que conforman un patrimonio cultural inseparable de nuestra forma actual de comprender la historia reciente. De 1839 en adelante no hay acontecimiento de la historia política, social, económica, cultural y científica cuya comprensión pueda prescindir de alguna imagen fotográfica que lo revela, lo ilustra, lo documenta, lo interpreta y lo transmite a las generaciones siguientes. Todos podemos recordar numerosos ejemplos. Y en muchísimas de esas fotos – no podría ser de otra manera - hay individuos perfectamente reconocibles y no “meros accesorios”.

5. Los fotógrafos no existen
A mediados de agosto de 2007, ocho meses después de la sentencia definitiva, la fotógrafa Nancy Urrutia recibió una citación judicial donde se le comunica que ha sido demandada por daños y perjuicios, “por obtención, utilizacion y difusión ilícita de una fotografía con la imagen” de Ayala, por un monto de siete mil dólares. Es decir, el demandante plantea un segundo juicio.

Es muy difícil entender por qué razón Brecha no informó a Urrutia respecto al desarrollo de la primera demanda en la cual, obviamente, estaba involucrada. Urrutia nunca fue informada de que el juicio se había perdido en primera instancia ni en segunda. Nunca fue citada como testigo ni tuvo oportunidad de hacer descargos a la acusación de que la foto habría sido “armada” sin revelarlo a los lectores, es decir, falsificada, una acusación mayor para un fotoperiodista y para un medio.

Es evidente que la no participación de Urrutia en el juicio contra Brecha debilitó la defensa del semanario porque en ningún momento quien había estado allí y había tomado la foto tuvo la oportunidad de aportar su testimonio y sus razones de periodista en defensa de la fotografía en cuestión. Entre otras cosas, no tuvo oportunidad de desmentir la acusación de que había participado de una estafa informativa que empezó con la supuesta imposición de un cartel a un niño de la calle con el fin de obtener una imagen taquillera. La acusación es tan grave que sorprende que en la sentencia no haya indicios de que el abogado de Brecha haya controvertido la acusación referida que es, finalmente, una acusación de engaño a los lectores mediante el uso, nada menos que en tapa, de una foto escenificada.

Todo lo que Urrutia tendrá que decir ante un juez ahora hubiera sido mejor decirlo antes, cuando no pesaba sobre el caso una segunda demanda de siete mil dólares (que la fotógrafa enfrenta con sus medios) y, lo que es muchísimo más grave, un antecedente nefasto sobre la fotografía de prensa en su conjunto.

6. Un mundo sin fotos
El 3 de setiembre pasado la fotógrafa concurrió al juzgado a una audiencia de conciliación donde rehusó una transacción con el demandante y defendió el valor periodístico de la imagen. Pero es bastante probable que el antecedente de haber ganado el juicio a Brecha aliente a Ayala y a su abogada a continuar con la demanda.

Lo que se juega en el caso Urrutia no son los derechos de los periodistas sino los del público. Es al público a quien debe preguntarse si la foto de aquel niño y las que publicamos todos los días tienen o no tienen interés periodístico, informativo, documental, histórico, cultural, estético. Si preferiría informarse a través de imágenes donde las personas aparezcan como “meros accesorios” irreconocibles “del paisaje”. Si los espacios públicos deben vedarse a la mirada de la prensa en favor del derecho a la imagen de cada individuo. Si es mejor que a partir de ahora bajemos la cámara cada vez que una persona aparezca en el cuadro, mientras las fotografías publicadas desde siempre se convierten en una mina de la cual podrán servirse miles de demandantes (y sus abogados) que no han autorizado expresamente la utilización de su imagen.

Respecto a la foto en sí misma, vale preguntarse con franqueza si es indigna para el niño retratado, si lo denigra o si es violatoria de su intimidad. Si algo en ella justifica la acusación de daño moral.

Desde el retorno a la democracia no recordamos haber enfrentado una amenaza semejante a la libertad de fotografiar en la calle y en espacios de acceso público. Generalizada, la opinión que prevaleció en el juicio contra Brecha significaría lisa y llanamente el fin de la fotografía periodística-documental en nuestros medios de prensa.

Comisión de Fotógrafos / Asociación de la Prensa Uruguaya (APU).
Montevideo, 26 de setiembre de 2007.

Algunas imagenes de la historia


1- Nick Ut
2- Kevin Carter
3- James Nachtwey
4- Shaul Schwartz


Desde lejos sigo con preocupación todo este tema que me parece simplemente aberrante, porque por mas que la Sra. jueza sepa de leyes no tiene permiso a "ejecutar" a la fotografía documental de esta forma. Y no es solo la memoria local sino la memoria colectiva la que esta bajo la guillotina.
Aquí elegí algunos iconos de la memoria colectiva de nuestro mundo que pueden entenderse como individuos y no un “mero accesorio del paisaje”. Si el mundo pensara como la Dra. nunca podríamos haber visto estos testimonios. Hágase cargo Sra. Jueza.
Todo mi apoyo a Nancy y a las ordenes para lo que necesiten.
Quique Kierszenbaum
Jerusalén.


martes, 25 de septiembre de 2007

¿Los archivos de la IMM y del Sodre, también?

Es necesario establecer claramente las diferencias del trabajo del reportero gráfico con el paparazzi. Lo que significa la fotografía como documento social y lo que es la intromisión en la vida privada de las personas, en el caso del paparazzi.

Ahora que está de moda hablar de la judicialización de la política, podríamos decir que comienza ahora la judicialización de la edición de fotografía.

Si triunfa esta visión sobre el uso de la fotografía, ¿cuál será el destino de los ricos archivos de la IMM, del Sodre y de tantos otros?. No vendrá alguien a reclamarle a Aurelio González por el uso de sus maravillosas fotos de la huelga general o del 9 de julio del 73?.

Daniel Stapff

lunes, 24 de septiembre de 2007

REUNION

Gente:
Confirmada la reunión MIERCOLES 26 de setiembre, en APU a las 13:00 hs.
Ser puntuales x favor.

sábado, 22 de septiembre de 2007

Reunión a la vista

Gente:
Estamos viendo de realizar una reunión entre todos por el caso Nancy entre el lunes 14/09 y el viernes 28.
Apenas se concrete la fecha avisamos.
Sds.

viernes, 21 de septiembre de 2007

Memoria colectiva


Yo en lo particular estoy muy preocupado y angustiado por la situación en la que estamos.
Me parece muy bueno lo del blog, es una forma muy buena de expresarnos. Apoyo cada palabra de Ricardo, pero creo que el blog no es suficiente.
Tenemos que salir a la opinión pública y hacer pública nuestra preocupación.
Hacerle ver a la gente que con este fallo no solo se juega la suerte de los fotógrafos, que estaremos expuestos a miles de juicios por hacer nuestro trabajo, sino que también se juega la historia gráfica de nuestro país. y esto es lo mas grave.
Parece drástico pero es así, día a día generamos imágenes que se suman a la memoria colectiva de lo que somos y hacemos los uruguayos. ¿estamos dispuestos a perderla?

Siento que no estamos haciendo nada y que el tiempo pasa...
Pero todavía estamos a tiempo y de nosotros depende hacer algo.

Asi que bueno, a juntarse y pelearla juntos che.


Andrés.

algunos pensares

aquí ando volviendo.
un par de cosas solamente, me parece que es claro que esto debe sere público al punto de que creo deberíamos pensar en algún tipo de protesta, previo a una próxima audiencia manifestarnos con cámaras al piso frente a la puerta del juzgado, por ejemplo. obviamente, informar a todos los medios previamente.
Pero además, hablando con otro colega, él sugería que nos contactásemos con Periodistas sin Frontera, yo agregaría la SIP, AGRA y otras organizaciones a fin de dar cuenta de la situación.
saludos pablo

Algunas más


Primero un reconocimiento a Ricardo por el texto que elaboró, comparto todo lo que dice, como creo que en general todos los comunicadores debemos compartir. En segundo lugar creo que la estrategia de dejar todo oculto fué pésima, es al revés, es necesario sensibilizar a la población en cuanto a que se está acotando el derecho a la información. Yo no creo que que se vaya a torcer el resultado de un juicio con comunicados públicos, tenemos que instalar el debate en la sociedad, los medios en general y los diarios en particular deben tomar posición y jugar un papel importante en este tema, hay que hablar con los responsables de los mismos. Una medida muy fuerte (aunque tengo claro que sería muy difícil de lograr) podría ser que un día todos los diarios salieran sin foto en la tapa, con el espacio destinado a la misma en blanco. También hay que hablar con los colegas de la tele, el poder de penetración es impresionante. Tal vez hacer una carta para firmarla los periodistas, pero tambien involucrar a políticos, artistas, gente de peso en la sociedad (pienso por ej. en Galeano, que tiene cierta relación con la fotografía), no se, se pueden hacer muchas cosas, pero creo que el objetivo tiene que ser instalar el tema y tratar de parar esta barbaridad. No será lo mismo nuestro laburo si se pierde este juicio que si se gana.
Alguien puede informar algo sobre los tiempos? cuanto falta para el fallo, en que etapa está, puede haber apelaciones, etc.? Esto es importante para elaborar un plan de acciones.

Disculpe señor/a

Disculpe sr. encapuchado, puede firmarme acá para autorizarme a que utilice ésta foto? por que según una jueza usted no es un mero accesorio del paisaje entonces podría demandarme.
Marcha de los estudiantes

Disculpe sra., sé que no es el mejor momento pero podría firmarme acá para autorizarme a que utilice ésta foto? por que según una jueza usted no es un mero accesorio del paisaje entonces podría demandarme.
19 de junio, día del nunca más

Disculpe sr. de mate y boina, y sr. blandengue, podrían firmarme acá para autorizarme a que utilice ésta foto? por que según una jueza usted no es un mero accesorio del paisaje entonces podría demandarme.
rezagadas del Nunca Más

Disculpen, los sres. de la primera fila y algunos de la segunda también, podrían firmarme acá para autorizarme a que utilice ésta foto? por que según una jueza usted no es un mero accesorio del paisaje entonces podría demandarme.
Nunca más!

jueves, 20 de septiembre de 2007

"...meros accesorios del paisaje..."

Aquí van más ejemplos de "...meros accesorios del paisaje..." retratados en fotos que fueron publicadas en medios nacionales e internacionales, y que en el caso de las tres primeras integraron exposiciones expuestas dentro y fuera de Uruguay.



FOTO 1: Un nino cuida su vela, mientras miles de personas mantienen encendidas las suyas en la tribuna Olimpica del Estadio Centenario de Montevideo, en febrero de 1989, durante un acto cultural de la campaña pro referéndum para la derogación de la Ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado, llamada campaña por el Voto Verde.
FOTO 2: Un niño explica algo relativo a la contaminación del arroyo Miguelete, en el parque público El Prado, de Montevideo, el 25 de agosto de 1990.
FOTO 3: Un niño observa desde el monumento a José Pedro Varela, en Montevideo, una manifestación de maestros de la escuela pública uruguaya, en 1989.
FOTO 4: Niños saludan desde un monumento frente al Palacio Legislativo en Montevideo, durante la inauguración de la 46a. legislatura del Parlamento el 15 de febrero de 2005.

---------------------------------------------------
"...Esta consideración se basa en una opinión de la Dra.
Matilde Zavala de González quien, citada por la Dra. Balsa,
sostiene: “La reproducción de partes del mundo exterior que
incluyan figuras humanas está ampliamente permitida. No se trata
de individualizar a personas determinadas, que en este tipo de
fotografías son meros accesorios del paisaje
o de la situación que
se intenta reproducir”.
----------------------------------------------------

Seguro que entre los colegas podemos juntar una linda colección de fotos parecidas.
Con las fotos publicadas arriba, ya habría seis demandas por realizar nuestro trabajo periodístico.

Daniel Caselli

miércoles, 19 de septiembre de 2007

UN MUNDO SIN FOTOS


UN MUNDO SIN FOTOS
Derecho a la imagen y libertad de información


1. La demanda de Ayala contra Brecha
En mayo de 2006 la Juez de Paz Soraya Gougeon condenó al semanario Brecha al pago de mil quinientos dólares “más intereses legales desde la fecha de la demanda” al Sr. Fernando Ayala por la publicación, en dos oportunidades, la segunda en su portada del 20 de mayo de 2005, de la fotografía que se ve arriba.

La foto había sido tomada el 20 de mayo de 1987 por Nancy Urrutia, quien entonces trabajaba para el semanario, durante una manifestación por Derechos Humanos. La fachada es la del Palacio Santos, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores en 18 de julio y Cuareim. Ayala afirma que tenía entonces once años, que “era un chico de la calle huérfano” a cargo de su padrastro y que vendía golosinas en la vía pública. Agrega que en ese momento, encontrándose solo, una persona mayor le pidió que sostuviera el cartel y “que luego de que se le colocara el cartel la periodista Nancy Urrutia le tomó la fotografía”.

Fundándose en el derecho a la imagen, “derecho de los llamados de la persona humana, (...) que tiene su fuente en el art. 72 de la Constitución”, Ayala, asesorado por la Dra. Analhia Pugliese Ferrou, demandó al semanario por daños y perjuicios por un monto de cinco mil dólares. La foto, dijo, tiene un efecto de “desnaturalización de su personalidad atribuyéndole al sujeto una leyenda con opinión política (...) valiéndose de la inocencia de un niño”. Alegó, además, “enriquecimiento ilícito” del periódico, que habría utilizado la foto “para facilitar la venta del semanario, haciéndolo más atractivo”.

2. La defensa: derecho a la imagen y libertad de prensa
La defensa de Brecha estuvo a cargo del Dr. Juan E. Fagúndez, quien sustuvo que la publicación de la imagen estaba amparada por el inciso 3ero. del art. 21 de la Ley de Derecho de Autor No. 9.739, que establece excepciones al derecho a la imagen cuando su publicación está justificada por determinados fines. El texto legal citado dice: “Es libre la publicación del retrato cuando se relacione con fines científicos, didácticos y, en general, culturales o con hechos o acontecimientos de interés público o que se hubieren realizado en público”. Lo consagrado en la Ley 9.739, recuerda Fagúndez, “es de raigambre constitucional” puesto que refiere al derecho a la libertad de información y de prensa, según lo establecido en el art. 29 de la Constitución. En este caso, sostiene la defensa, la imagen tiene valor informativo respecto a un acontecimiento de interés público realizado en un espacio público.

3. “Meros accesorios”

La jueza entendió que no hubo “enriquecimiento injusto” por parte del semanario. Pero sostuvo que la imagen publicada no tenía las características que permitieran incluirla en la excepción prevista en la Ley 9.739. Esta consideración se basa en una opinión de la Dra. Matilde Zavala de González quien, citada por la Dra. Balsa, sostiene: “La reproducción de partes del mundo exterior que incluyan figuras humanas está ampliamente permitida. No se trata de individualizar a personas determinadas, que en este tipo de fotografías son meros accesorios del paisaje o de la situación que se intenta reproducir”. Como la fotografía de Urrutia destaca a un individuo y no lo muestra como un “mero accesorio del paisaje”, la sentenciante entiende que carece del valor cultural de interés público que legalizaría su publicación.

En suma, la condena se basa en el hecho de que la imagen fue publicada sin consentimiento del fotografiado y en la opinión de que una imagen individualizada no es buena para ilustrar el acontecimiento referido (la manifestación por Derechos Humanos) y que, por lo tanto, no existen razones que justifiquen su publicación en un medio informativo.

En el texto de la sentencia 20/06 de mayo de 2006, que es el que citamos hasta aquí, no hay indicios de que la defensa haya controvertido la afirmación del demandante respecto a que el cartel le habría sido impuesto por un adulto a fin de tomarle la fotografía. Es seguro que el hecho no fue probado por la justicia, entre otras razones, porque la fotógrafa nunca fue citada (!). Pero aunque el argumento no fue invocado por la jueza en la resolución del juicio, es difícil pensar que semejante afirmación no haya predispuesto su sensibilidad ante el reclamo de quien era entonces “un niño de la calle”.

4. Sentencia definitiva, ¿sentencia inaugural?
La sentencia de mayo fue confirmada en diciembre de 2006 por la Juez Letrado Dora Szafir (sentencia Nº 71 del 13 de diciembre).

En la segunda instancia se citan antecedentes (jurisprudencia) que difícilmente resistan la comparación con el caso, como el de una modelo que habría autorizado el uso de su imagen en la sección sociales de una revista, pero luego ésta fue utilizada en spots publicitarios televisivos y en avisos que promocionaban la venta de la publicación. O la de un matrimonio argentino (justicia del mismo país) cuya foto, tomada al término de la ceremonia religiosa, fue empleada con “fines publicitarios” y “claros fines lucrativos”.

NOTA: Vale la pena detenerse en los casos citados como antecedentes porque revelan, en primer lugar, que quizás no haya otros verdaderamente parecidos al de Ayala contra Brecha. Si efectivamente es así, estaríamos ante un caso sin o con pocos precedentes en Uruguay. Vale decir, en el posible inicio de una nueva forma de tratar la fotografía informativa en nuestro país.

En segundo término, porque las comparaciones invocadas indican que no hay una apropiada distinción entre géneros y usos de la fotografía. En este caso, entre fotografías y usos publicitarios e imágenes y usos periodístico-documentales.

En tercer lugar, la sentencia no revela conocimiento de la historia de la fotografia, ni apreciación de las innumerables imágenes periodístico-documentales que conforman un patrimonio cultural inseparable de nuestra forma actual de comprender la historia reciente. De 1839 en adelante no hay acontecimiento de la historia política, social, económica, cultural y científica cuya comprensión pueda prescindir de alguna imagen fotográfica que lo revela, lo ilustra, lo documenta, lo interpreta y lo transmite a las generaciones siguientes. Y en muchísimas de ellas – no podría ser de otra manera - hay individuos perfectamente reconocibles y no “meros accesorios”.

5. Los fotógrafos no existen
A mediados de agosto de 2007, ocho meses después de la sentencia definitiva, la fotógrafa Nancy Urrutia recibió una citación judicial donde se le comunica que ha sido demandada por daños y perjuicios, “por obtención, utilizacion y difusión ilícita de una fotografía con la imagen” de Ayala, por un monto de siete mil dólares. Es decir, el demandante plantea un segundo juicio.

Es muy difícil entender por qué razón Brecha no informó a Urrutia respecto al desarrollo del primer juicio, en el cual obviamente estaba involucrada. La fotógrafa nunca fue informada de que el juicio se había perdido en primera instancia y en segunda. Nunca fue citada como testigo ni tuvo oportunidad de hacer descargos a la acusación de que la foto habría sido “armada” sin revelarlo a los lectores, es decir, falsificada, una acusación mayor para un fotoperiodista y para un medio.

Es frecuente que la prensa publique fotos sin el correspondiente crédito, que se “levanten” fotos sin pagar por ellas o que empresas e individuos pidan fotos “de onda”. Estas situaciones, con las que los fotógrafos lidiamos cotidianamente, son nimias en comparación con la omisión de Brecha de informarle a quien había sido su colaboradora durante once años que su foto, su reputación y su patrimonio estaban en la picota. Porque era obvio que después del semanario, en caso de ganar, los demandantes irían por el fotógrafo y por el autor del libro “De la A a la Z...”, Alberto Silva, donde la foto se reimprimió en 2003, cosa que también ocurrió. Pero además, es evidente que la no participación de Urrutia en el juicio contra Brecha debilitó la defensa del semanario porque en ningún momento quien había estado allí y había tomado la foto tuvo la oportunidad de aportar su testimonio y sus razones de periodista en defensa de la fotografía en cuestión. Entre otras cosas, no tuvo oportunidad de desmentir la acusación de que había participado de una estafa informativa que empezó con la supuesta imposición de un cartel a un niño de la calle con el fin de obtener una imagen taquillera. (*)

Todo lo que Urrutia tendrá que decir ante un juez ahora hubiera sido mejor decirlo antes, cuando no pesaba sobre el caso una segunda demanda de siete mil dólares (que la fotógrafa enfrenta con sus medios) y, lo que es muchísimo más grave, un antecedente nefasto sobre la fotografía de prensa en su conjunto.

(*) Tratándose de un periodista y de un medio informativo la acusación es tan grave que quizás ambos deberían contra demandar al reclamante, si reunieran las pruebas. El 20 de mayo de 1987 eran muchos los fotógrafos y camarógrafos que registraban la marcha y no sería difícil que nuevas imágenes aportaran evidencia respecto a que el niño portaba el cartel en diferentes momentos y lugares de la manifestación.

6. Un mundo sin fotos

El 3 de setiembre pasado la fotógrafa concurrió al juzgado a una audiencia de conciliación donde rehusó, con razón, una transacción con el demandante y defendió el valor periodístico de la imagen. Pero es bastante probable que el antecedente de haber ganado el juicio a Brecha aliente a Ayala y a su abogada a continuar con la demanda.

Lo que se juega en el caso Urrutia no son los derechos de los periodistas sino los del público. Es al público a quien debe preguntarse si la foto de aquel niño y las que publicamos todos los días tienen o no tienen interés periodístico, informativo, documental, histórico, cultural, estético. Si preferiría informarse a través de imágenes donde las personas aparezcan como “meros accesorios” irreconocibles “del paisaje”. Si los espacios públicos deben vedarse a la mirada de la prensa en favor del derecho a la imagen de cada individuo. Si es mejor que a partir de ahora bajemos la cámara cada vez que una persona aparezca en el cuadro, mientras las fotografías publicadas desde siempre se convierten en una mina de la cual podrán servirse miles de demandantes (y sus abogados) que no han autorizado expresamente la utilización de su imagen.

Respecto a la foto en sí misma, vale preguntarse con franqueza si es indigna para el niño retratado, si lo denigra o si es violatoria de su intimidad. Si algo en ella justifica la acusación de daño moral.

Desde el retorno a la democracia nunca habíamos enfrentado una amenaza de este calibre a la libertad de fotografiar en la calle y en espacios de acceso público. Generalizada, la opinión que prevaleció en el juicio contra Brecha significaría lisa y llanamente el fin de la fotografía periodística-documental en nuestros medios de prensa.

Ricardo Antúnez

Reproducido en:
http://fotonotasuy.wordpress.com/2007/09/20/un-mundo-sin-fotos/

sábado, 15 de septiembre de 2007

Sobre el archivo fotográfico de El Popular

En el sitio FOTONOTASUY pueden encontrar textos sobre fotografía made in Uruguay (entrevistas, crítica de muestras, ensayos, reseñas de libros, etc.).

El último documento que subimos fue un ensayo de Isabel Wschebor y Magdalena Broquetas sobre el archivo fotográfico de El Popular.

miércoles, 12 de septiembre de 2007

Lightstalkers

Lightstalkers es un sitio muy interesante dedicado principalmente al fotoperiodismo, discusiones, guias, busqueda de guias/traductores en diversos países etc.
Ahora también tiene una herramienta para armar "slideshows" (audiovisuales), subiendo la música que uno quiera y las fotos a pasar. Si bien es algo bastante básico, no son muchas las opciones de configuración del slideshow, queda prolijo. El mio está en https://www.lightstalkers.org/galleries/slideshow/3870

Saludos,


Agustín


PD: a fin de mes, www.cien.com.uy

lunes, 10 de septiembre de 2007

Imagen 2007

Premio nacional de la fotografía periodística
Bases y condiciones: www.apu.org.uy
Se prorroga el plazo de presentación de trabajos para el Premio Nacional de la Imagen Periodística 2007 hasta el martes 11 de setiembre a las 19 hs. No recibiéndose ninguna presentación posterior al mencionado plazo.

lunes, 3 de septiembre de 2007

Una foto de 13.4 Giga pixeles

Cliqueando en el título pueden correr un video donde se exhibe la resolución que según quiere demostrar, el que hizo el video, tiene una foto de 13.4 Giga pixeles, en este caso panorámica. Lo insólito es cuando agranda partes, y se ven detalles, digo bien, detalles, de edificios o gente... No se bien si la foto en si misma tiene esa calidad de resolución, o es un programa que define partes cuando se agranda. En fin, igual es divertido.

viernes, 31 de agosto de 2007

"la foto diaria"


INAUGURACIÓN DE "la foto diaria" Colectivo de fotógrafos de la diaria. El Centro Municipal de Fotografía tiene el agrado de invitarle a la inauguración de la exposición "la foto diaria", de los fotógrafos Ricardo Antúnez, Iván Franco, Fernando Morán y Sandro Pereyra, que tendrá lugar el día viernes 31 de agosto, a las 19.30 horas enla sala del CMDF (San José 1360). La muestra permanecerá abierta hasta el 3 de octubre.

domingo, 26 de agosto de 2007

Otra del Pepe (Baeza....)

El Ivan me hizo sacar las telarañas por este Pepe Baeza, y entré a buscar cosas del susodicho. Acá va una que encontré, que es un buen "glosario" sobre los usos de la fotografía.
(cliquear en el título de arriba, "Otra del Pepe..." y se descarga un archivo Word .doc)
ADVERTENCIA - Juego de Trivia: En el artículo, es evidente que cambiaron los nombres de los fotógraf@s a propósito. Algunos ejemplos:
Eugene Cartier-Bresson, es.... Henri,
Robert Kappa, es... Cappa
Margaret Burguare, es Matgareth Bourke-White.
Hay varios más, para desafiar la "cultura Trivia" fotográfica del lector.

miércoles, 15 de agosto de 2007

Entrevista a Pepe Baeza

Muy interesante... para meditar.

Foto: Núria Gras

lunes, 13 de agosto de 2007

VIAJE A LA MEMORIA de JORGE AMEAL

JORGE AMEAL EXPONE:



Foto Club Uruguayo invita a la inauguración de la exposición "Viaje a la Memoria" del fotógrafo Jorge Ameal.
Martes 14 de agosto de 2007.
19:30 hs.
EspacioFoto del FCU (Ejido 1444, Esq. Mercedes)
La muestra permanecerá hasta el sábado 8 de setiembre,
L a V: 9:30 a 13:30 y 18:00 a 22:00hs, 
sábados de 10:00 a 18:00hs.

sábado, 11 de agosto de 2007

Fotos de Irak

Sacadas por un soldado estadounidense.
http://flickr.com/photos/70355737@N00/sets/72157601042636780/

jueves, 2 de agosto de 2007

Pavadita de cámara digital

Je je jeeee!!!  Ver pa' creer!


With the revolutionary Seitz 6x17 Digital you can:

  • Create a high-resolution (160 million pixel) 6x17 digital scan in just one second
  • Capture action thanks to a minimum exposure speed of 1/2000 sec. (per pixel) - images full of speed, motion and life!
  • Benefit from an outstanding image quality in virtually all light situations:
    - 16-bit per channel (48-bit RGB) colour depth
    - anti-blooming
    - low noise
    - dynamic range of 1:2,600 (11 f-stops)
    - Seitz image optimisation algorithms
  • Use world-class large format Schneider or Rodenstock lenses - or reuse your existing set of lenses
  • Process a high-definition high dynamic range panorama directly in the RAM of the computer (single-pass, multi-pass)... etc, etc
PD: Cuesta unos 30.000 Euros...

martes, 31 de julio de 2007

Atando cabos


Un ejemplo que refleja lo que decía el artículo recomendado por Daniel sobre los cambios en Corbis, y también algunos puntos tratados por Meyer en la última editorial de ZoneZero, Observa.com acompaña la nota sobre los incendios en Canarias con una foto gentileza de una persona con cuenta en Flickr.com
La foto está sacada con un Nokia N95

PRUEBA DEL PORQUE NOS IMPONEN LO DIGITAL:


Gente,
Leica, que caminaba sobre el filo de la banca rota, pasó al fin a tener ganancias, "gracias" al abandono definitivo de la película. Como recuerdan, el año pasado puso en el mercado su M8, digital, que si bien se puede usar con los lentes de la serie M, el captor con la cual viene equipada es bastante malo (aparte del precio, U$S 4,700.-- en EEUU). Pero, la moda, y las exigencias de los accionistas de Leica, obligan...

"Leica, la prestigiosa marca de fabricantes de cámaras fotográficas que equipó a grandes fotógrafos como Henri Cartier-Bresson y Robert Capa, volvió al fin a obtener beneficios en el inicio de 2007, cuando por fin decidió dar el salto total a lo digital.

Desde marzo a junio 2007, primer trimestre de su ejercicio fiscal declarado, Leica consiguió un beneficio de 4,17 millones de Euros, contra una pérdida de 503.000 Euros en el mismo período del año anterior, según informa la compañía.

Las ventas subieron de 15 millones de Euros en un año, a 43,6 millones, gracias al éxito de la nueva Leica M8, primera versión digital de los famosos cuerpos de cámara de la línea M."


Abrazos